Qué es la odontofobia

La fobia dental, también conocida como odontofobia, es un tipo de fobia que está realmente extendida en la población y es que mucha gente tiene verdadero pánico de acudir a un dentista.

Debes saber que se puede tratar y se debe tratar, ya que está en juego la salud bucodental de la gente. Vamos ver más en profundidad de qué trata concretamente la odontofobia.

Odontofobia

Cómo actuar frente al paciente

Lo primero que se debe hacer frente a un paciente que padece de esta fobia es ayudarle y tranquilizarle nada más entre en la Clínica Dental, para que pierda cualquier tipo de ansiedad que tenga por encontrarse donde se encuentra. Es por ello que el dentista debe ser muy abierto y amable, pero especialmente comprensivo con el problema que presenta su paciente.

Después, lo recomendable es ir explicando al paciente todos y cada uno de los pasos que se van a llevar a cabo para la realización del tratamiento al que se va a someter. Con ello vamos a conseguir que el paciente se encuentre lo más relajado posible. También se puede emplear la conocida como sedación asistida, ideal para casos de odontofobia.

Qué es la sedación consciente

Gracias a este tipo de técnica, vamos a poder lograr un bienestar y la máxima relajación del propio paciente mientras dura el tratamiento, por lo que resulta perfecta para aquellos tratamientos que duran más en el tiempo.

Sedación consciente

Además, gracias a la sedación consciente se consigue que el dentista trabaje de forma mucho más tranquila y que el propio paciente se encuentre tranquilo y sin ansiedad alguna.

Otros aspectos a tener en cuenta con pacientes odontofóbicos

Es importante que el paciente no sienta ningún tipo de vergüenza por padecer de esta clase de fobia. Hay que hacerle ver que es algo “normal”, que ocurre con bastante asiduidad y que se puede resolver.

Es por ello que el dentista debe hacer uso de un vocabulario sencillo, sin palabras muy técnicas ni intrusivas y el paciente lo agradecerá enormemente.